El Síndrome de la Jaula de Oro

“Todo beneficio requiere un sacrificio”, o mejor dicho un esfuerzo. Es el precepto básico y ley de vida que nos impulsa a esforzarnos para lograr un bien, mismo que deriva de una necesidad y/o un deseo. Desde tiempos ancestrales el ser humano para subsistir ha desempeñado un sinfín de actividades, empezando por estirar el brazo para pizcar tal o cual fruta (o verdura), por la elaboración de técnicas y herramientas que le permita desarrollar actividades simplificadas que tengan como fin la satisfacción de necesidades básicas como respiración, alimentación, descanso, excreción, homeóstasis y sexo, ¿ o a poco no, Maslow?*, pasando por procesos similares que nos cubran las necesidades de seguridad, pertenencia, estima y autorrealización, hasta llegar a acciones encaminadas a lograr cubrir los deseos que nos dicta nuestro ego, usando ego en el sentido Lacaniano de impulso mediante el cual buscamos obtener recompensa en favor de nuestros deseos para fortalecer la máscara narcisista con que actuamos, misma que ha sido moldeada y reforzada socialmente.

Entendiendo bien, que una correlación entre necesidad y deseo es lo que nos ha llevado históricamente a desarrollar actividades específicas hasta el punto en que en nuestro mundo moderno adquirimos “voluntariamente” trabajos y funciones muy específicas por beneficios muy concretos, nos es perfectamente entendible que aunque algunos hayamos logrado laborar en algo de nuestro agrado y aspiraciones, los días de descanso, llámense fines de semana, días festivos, vacaciones, nos sean de enorme agrado y satisfacción; porque mas de uno podría razonar un silogismo erróneo en que si no me gusta mi trabajo, me gusta estar fuera de él (días de descanso), y entonces si me gusta mi trabajo no me debería gustar estar fuera de él. Ahora bien, la dinámica familiar que se ha dado tradicionalmente no es un secreto, las parejas tradicionales están conformadas por hombre y mujer (presuntamente) heterosexuales, en las que el hombre adopta el rol de proveedor, al ir a trabajar y traer el recurso a casa, mientras que la mujer permanece en casa haciendo labores de limpieza, cocina y cuidado de los hijos. El mundo, y la mujer, por mucho tiempo han aceptado esta postura, no quisiera determinar si por conveniencia o por sumisión; sin embargo esto ha ido cambiando paulatinamente mientras la mujer sale a trabajar y también provee, hasta el punto en que muchas parejas (heterosexuales) los roles se han invertido con los SAHD o padre que se queda en casa (del inglés stay at home dad) , lo cual representa un gran cambio no solo en la dinámica familiar sino en como la sociedad ahora percibe a la mujer y a sus capacidades.

Sin importar estos grandes cambios en la cultura laboral y estructural de la familia, hay mucho que todavía no se ha logrado y una gran parte de nuestra sociedad, si bien no reprueba la fuerza laboral femenina, si la discrimina o por lo menos la limita, lo que implica un reforzamiento negativo al cambio y una inminente predilección por el formato tradicional de familia. Dicho formato ha estado tan fuertemente fomentado en nuestras vidas, que lo hemos introyectado como la única forma de vida y de interacción familiar, de modo que solo actuamos en pro de la dinámica de hombre-trabajo y mujer-casa, recurriendo a ella como único nicho de seguridad psicosocial casi como si nuestra inclinación estuviese programada. Con todo esto hago referencia a aquellas mujeres que, mas que obligatoriamente, deciden “libremente” ser amas de casa. Delicado se vuelve el tema cuando se involucran factores como la maternidad espontánea, deseada, no deseada, concebida como medio de realización o concebida como medio de no-abandono, e incluso factores como la comodidad y la procrastinación; todo ello en función del deber-ser. Las amas de casa entonces, las segregaremos SOLO CON FIN DE ANÁLISIS en los siguientes subgrupos:

a) Ama de casa INNATA. Mujer que desde el momento en que nació se ha desenvuelto en el formato tradicional de familia, y se le ha introyectado fuertemente que es la mejor manera de subsistir socialmente y si no bien su única, si su mejor forma de alcanzar la autorrealización. En ningún momento ha dudado el romper dicho patrón, y concibe a sus predecesoras como exitosas por haber funcionado bajo ese régimen por lo que aspira a continuar con dicho legado, cueste lo que cueste.

b) Ama de casa CONFORTABLE. Mujer que a pesar de tener un panorama mas claro de las opciones que hay hoy en día para la autosuficiencia y autorrealización, cree que el permanecer bajo el patrón de ama de casa le va a proveer de mayores y mejores beneficios personales (y familiares) a un menor costo, es decir, con un menor esfuerzo. Con la elección de una pareja económicamente estable y prolífera siente lograr su cometido y reforzar la idea de que la conveniencia deberá prevalecer sobre aspectos tan abstractos como la satisfacción del potencial individual.

c) Ama de casa SUBLEVADA. Mujer que a pesar de estar convencida que su mejor opción es la emancipación del varón con el fin de ser autárquica, ha quedado varada en la dinámica tradicional, por cuestiones situacionales que a menudo cree son ajenas a su responsabilidad. No concuerda con muchos de los preceptos sociales tradicionales y no los fomenta en su descendencia, sin embargo mantiene su condición de ama de casa.

d) Ama de casa PROFESIONISTA. Mujer que ha logrado realizarse profesionalmente, a pesar de la adversidad, sin embargo ya sea debido a la enorme introyección del modelo tradicional de familia, o por elección personal y gusto, decide permanecer como ama de casa o incluso ejercer ambas partes (la casa y lo laboral) sin importar la proporción. Regularmente las mujeres que interactúan con ambas partes le darán un panorama mas amplio a su descendencia y buscarán que también logren la autorrealización.

si

Hay que tener mucho cuidado en cuanto a la categorización de cada subgrupo. No todo es lo que parece; es decir, muchas amas de casa darán signos de pertenecer a un subgrupo y en realidad ser de otro. Recordemos que todo ser humano utiliza distintos mecanismos de defensa para protegerse de lo que cree es una amenaza para su integridad y existen procesos como la negación que nos podrán confundir pero en realidad no alteran la concepción de una idea dentro del individuo. Habrá que tomar en cuenta muchos factores que influyen sobre la toma de decisiones en este tema como lo son educación (formación valoral), formación académica, creencias religiosas, economía, represión y manipulación familiar y hechos como que la mujer es quien se embaraza y como que el hombre regularmente no hace la cantidad de labor de hogar que la mujer hace aunque ella trabaje, un campo enorme en el que hombre todavía no ha querido emparejar el barco.

Atinadamente dijo Karl Marx: “el trabajo dignifica”, pues aunque la grandísima mayoría de la población mundial trabajamos por necesidad económica, el laborar nos proveerá de satisfacción a la hora de lograr el objetivo de subsistir por nuestra cuenta y ver el producto del esfuerzo individual (y porque no, colectivo). Al decidir no laborar remuneradamente, la ama de casa se pierde de una gran parte de esta satisfacción, sumándole que la labor en casa implica permanecer la mayor parte del tiempo dentro de ella, lo que conlleva a una menor sensación de libertad y convivencia, al ser el desplazamiento fuera de casa mucho menor y la relación social también decrementada. El gran esfuerzo que muchas amas de casa hacen por mantener en óptimas condiciones el hogar, en muchas de las ocasiones no es recompensado y en otras tantas ni siquiera reconocido. Como ya lo mencioné anteriormente, muchas amas de casa perciben su condición como cómoda, por la soltura económica que pueda proveer el cónyuge, la labor pausada sin supervisión alguna y las comodidades físicas del hogar; sin embargo las limitantes antes mencionadas no se ausentan y crean el denominado “Síndrome de la Jaula de Oro“, condición en la que las comodidades aparentan un estado de ventaja y beneficio, pero el origen de su condición limita las aspiraciones de autodesarrollo dando una sensación de encadenamiento persistente.

asi es

Ama de casa: perspectivas opuestas

Como todo, como siempre, usted fino lector tiene la última palabra, y mas allá de lo que yo o los expertos opinen, usted decidirá que le acomoda mas a su vida y que le provoca mas regocijo. Este análisis ha sucedido solo con el fin de concientizarle acerca de los perjuicios provenientes de  frustraciones comunes en nuestra sociedad. A fin de cuentas, la moneda siempre tiene dos caras y usted puede ser lo que guste, ¡y con quien guste! Que el respeto sea indicador esencial de que la fe en la humanidad no se ha perdido.

*(A. Maslow. A Theory of Human Motivation, 1943)

Advertisements

Tags: , ,

About chrisrockerstar

Nacido en Ensenada, Baja California en 1983. Técnico en Electrónica Digital, Licenciado en Psicología, ESL Teacher y Profesional de Enseñanza Musical. Amante de la música, de los detalles, de la obsesivo-compulsión, de la lógica, de las cosas simples, de la sabiduría de la naturaleza, de mi mujer y de la existencia misma.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: