Carne: ¿argumento evolutivo o ingesta obsoleta?

En verdad que no recuerdo, ni hace 10 años, ir a una tienda (o a un restaurante) y observar que existieran productos visiblemente marcados como “libres de gluten” o “para veganos”, y hoy en día si bien no están al a la vuelta de la esquina, definitivamente si son relativamente fáciles de encontrar y en mi juicio hasta un tanto “po-pu-lars” (pronúnciese con acento del “Pirruris”). Esto me conduce inevitablemente al dilema del precepto básico del vegetarianismo: la ingesta de todo tipo de alimentos excepto carne; concepto del cual se desprende el veganismo, el consumo de alimentos que no provengan de ninguna otra especie animal. Habría que diferenciar y comentar que hoy en día el primero solo excluye carnes y permite consumo de huevos y lácteos mientras que el segundo es mas estricto y promueve la abstención de ingesta de carne y los productos antes mencionados, sobre todo con un énfasis ético, mencionando que el consumo tanto de carnes como de cualquier producto derivado de un animal es una falta de respeto a seres vivos, sensibles y por ende un acto de crueldad generalizado.

No es ningún secreto que un gran porcentaje poblacional, es decir la mayoría, somos consumidores de productos de origen animal, sin embargo lo que la mayoría haga no necesariamente es sinónimo de correcto en los sentidos de salud, ley, moral ni felicidad. Partiendo desde ahí es que me obstino por hacer un breve (pero minucioso) análisis de los factores que han llevado a la humanidad a consumir,  o en su defecto a abstenerse del consumo de carnes y productos animales, para así poder crear un panorama mas amplio para usted, fino y experimentado lector; de tal manera que pueda sopesar los pros y contras a fin de decidir si permanece con sus hábitos alimenticios tal y como hasta ahora, o si los modifica. Algunos fundamentos le serán muy obvios mientras que otros le dejarán perplejo. Abrochemos nuestros cinturones, –click– y ahí vamos… (redobles de tarola, por favor)

El ser humano, desde su existencia (o vestigios de su inicio) buscó agruparse con sus semejantes con fines de supervivencia entre los cuales destacan la protección física ante las inclemencias del medio, el alimento, la excreción, el sueño y por supuesto, la reproducción. Es bien sabido que las agrupaciones de los precursores del homo sapiens fueron nómadas, pues las condiciones iniciales de su resguardo y alimento eran claramente mejorables y las cambiantes circunstancias del medio (clima, cantidad de miembros del grupo, escasez de vegetación y agua) les obligaban a migrar constantemente. Como se imaginarán, inicialmente estos presuntos seres evolucionados del simio se alimentaban a partir de pequeñas flores y hojas tiernas, después comenzaron a ingerir semillas y frutos, para posteriormente consumir insectos y hasta pequeños roedores y animales similares*. Podemos decir, que progresivamente, de manera espontáneanatural, los predecesores del humano fueron modificando su dieta, haciéndola mas rica en nutrientes, formas, olores y por supuesto… ¡sabores! Ahora bien, un factor importante a considerar es que el ser humano a diferencia de muchos otros seres vivos, posee (usted defina porque) una peculiar dentadura que le permite “arrancar” y “triturar” alimentos de todo tipo de consistencia, además de un complejo sistema digestivo capaz de metabolizar todo tipo de alimento, absorber su nutriente y (¡muy importante!) desechar los residuos. Tampoco es un secreto que a la par de la evolución humana y con la práctica agrícola el hombre se volvió sedentario, mas nunca dejó de consumir animales, sino que los combinó con los productos obtenidos de la siembra mientras fue desarrollando técnicas de preparación, puesto que hay que aclarar que la mayoría de las verduras y los cereales no pueden ser consumidos sin previa cocción (motivo de consumo de animales).

Ahora, complementariamente, la evolución humana ha sido demostrada con base en los hallazgos de vestigios de utensilios y herramientas creadas por el mismo ser humano, creatividad distintiva de nuestra especie que es evidencia innegable del pensamiento superior. Dicha inteligencia fue desarrollada gracias al volumen de masa cerebral, mismo que se vio considerablemente aumentado en respuesta al consumo de grasas y proteínas de origen animal; pero ¡ojo! no con esto quiero que usted incurra en el negligente silogismo de que “a mayor tamaño de masa cerebral, mayor inteligencia”, esto es solo un precepto básico que pudo dar origen a una transformación, a una mejora inicial de la cognición posteriormente interviniendo otros factores que le complementaran.** También entre mis curiosidades me topé con un estudio de la Universidad de Harvard denominado “Genetic Evidence of Human Adaptation to a Cooked Diet”, o séase “Evidencia Genética para la Adaptación Humana a una Dieta Cocinada” para los monolingües, elaborado por unos chingones que no conozco pero les tengo que dar su mérito (Carmody, Dannemann, Briggs, Nickel, Groopman, Wrangham y Kelso, 2016)***, pues en dicha investigación experimentaron con ratones en dos grupos distintos, uno alimentado con carne y otro con tubérculos, con posterior sacrificio (¡muerte!) para su estudio de información genética obtenida a partir del tejido de sus hígados, del cual dichos científicos pudieron concluir que… nuestros ancestros comenzaron a cocinar la comida antes de mostrar rasgos evolutivos y que dicho hábito fue practicado los suficientemente seguido como para haber tenido efectos de “selección” en ancestros como el Neandertal.

Después de lo que parecía ser un breve precedente, aseveramos que hay grandes probabilidades de que la ingesta y cocción de carne animal hayan contribuido a la evolución del ser humano, sin embargo no es difícil entender el precepto de que “todo en exceso hace daño” y que una ingesta excesiva de carne animal, aunada a otro tipo (o falta) de hábitos podría propiciarnos otro tipo de problemas como la obesidad, altos niveles de colesterol y triglicéridos, problemas de circulación sanguínea y cardíacos, y por ende, menos calidad de vida y/o menos vida, en sí.

"calne"

Hasta ahorita he dado elementos claros para entender el origen de la ingesta de carne y productos animales pero un factor importante a considerar para los veganos es la crueldad con que viven y mueren dichos animales además de las condiciones en que se manufacturan los productos animales. De enterar al mundo con esta penosa situación se ha encargado la gente de la organización P.E.T.A. (People for the Ethical Treatment of Animals, o séase, Gente para el Tratamiento Ético de Animales). La gente de esta organización menciona que se focaliza en 4 áreas del sufrimiento animal: la industria alimentaria, la industria de vestimenta, laboratorios y la industria del entretenimiento; y funcionan a través de la educación poblacional, investigaciones, rescate animal legislación, eventos especiales, involucrando a celebridades y claro, con campañas de protesta… ah, y con tu voluntariado y donativos económicos. He tenido la oportunidad de ver algunos videos emitidos por tal organización, en la cual se muestra la crueldad con que en alguna granja del mundo se trata a vacas, becerros, puercos y pollos. No niego que las imágenes son desagradables y en verdad crueles; y estoy totalmente de acuerdo en que esa no es la manera adecuada de sacrificar animales ni de producir alimentos para el consumo humano, pero tampoco es cierto que esas son las condiciones de la totalidad de las granjas y rastros de nuestro planeta. Considero que definitivamente debe de existir estricta supervisión y control higiénico y de procesos en toda la industria alimentaria, y que todos los animales tienen el derecho a condiciones de vida agradables y equitativas, así como una muerte pacífica y sobre todo indolora. Ya con el simple hecho de decir que los animalitos de la creación (con voz de Julio Esteban/Eugenio Derbez) merecerán una MUERTE, aunque sea en paz y sin dolor, estaré poniendo en mi contra a una fracción poblacional, sin embargo como argumento es que en los párrafos anteriores me he tomado el tiempo para explicar detalladamente los motivos del razonamiento que me lleva a consumir productos animales. Ahora, el vegano critica y juzga a sus opuestos por el consumo de productos animales debido a la crueldad de su sacrificio y a que esto va en contra de su libertad, su sentir y sus deseos innatos de vivir. Sin embargo, me he percatado que en gran medida el vegano no razona los daños colaterales de orden ecológicos que son propiciados con vísperas de la producción y conservación de los alimentos que ellos consumen. Si, en otro artículo consultado por el presente, ejemplifican claramente la postura equívoca del vegano que elije no consumir miel (porque es producto animal) y crucifica moralmente a quien lo hace, pues éste no defiende la conservación del ambiente; pero no se preocupa por las especies animales y el ecosistema que se está modificando en los sembradíos de verduras (mismas que el vegano consume) a causa de los incecticidas ****

Esta cuestión de los daños colaterales  en el medio ambiente derivados de tomar una postura extremista (ingesta exclusiva de carne o ingesta exclusiva de fruta/verdura/cereales) es bastante ignorada, sobre todo por los veganos; el equilibrio es fundamental en todos los aspectos de la vida y en todos los niveles y tan dañinas son las prácticas totalitarias de ingesta de productos animales y la crueldad con que pueden ser obtenidos, como la ingesta exclusiva de frutos, verduras y cereales, y sobre todo la sobrepoblación de animales tradicionalmente destinados para el consumo humano, la contaminación de suelo con insecticidas, la tala desmesurada de bosques y selvas para crear espacios de cultivo (mas de los que ya existen), y no olvidemos que las frutas y los vegetales también son seres vivos (¿tendrán sentimientos?).

La inevitable conclusión es que definitivamente cada quien deberá adoptar el régimen alimenticio (y actividades aledañas) que mas considere adecuado para su salud y su regocijo; en mi opinión la ingesta no deberá ser exclusiva de un solo grupo de alimentos, el consumo de productos animales deberá ser en proporciones controladas y buscando que dichos productos tengan un origen “cage free” o “libre de encierro”, o séase con trato y sacrificio digno. Algo que debo recalcar sin el afán de herir sentimientos es que la actitud de respeto deberá predominar, es decir, aquellos que eligieron ser veganos no deberán intentar convencer a los que no lo somos de que evitemos consumir productos de origen animal, como si fueran una secta religiosa tocando fervientemente a la puerta en un domingo a las 7 de la mañana. Las decisiones son personales y el tomar un estilo de vida en cuanto la alimentación no me hace ni mejor ni peor persona, e insisto, el respeto por las decisiones personales deberá ser fundamental y recíproco. Espero entonces, que este -no tan breve- análisis le auxilie en su toma de decisiones con respecto a su alimentación y como siempre usted, si usted, fino lector… ¡tiene la última palabra! Por cierto, hasta aquí le paramos, que tengo que ver si ya está el new york steak que dejé en el horno, ¡bon appétit!

Referencias bibliográficas:

*http://antropologiaculturalyalimentaria.tripod.com/id8.html

**http://medina-psicologia.ugr.es/cienciacognitiva/?p=16

***https://dash.harvard.edu/bitstream/handle/1/27320420/4860691.pdf?sequence=1

****http://loquehagoesloquesoy.blogspot.mx/2016/01/vegetarianismo-veganismo-reducir-sufrimiento-falacia-etica.html

 

Bibliografía adicional:

http://escuchatucuerpo.xocs.es/2012/04/el-hombre-es-inteligente-gracias-al-consumo-de-carne/

http://www.reporteindigo.com/piensa/salud/come-mas-carne

http://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/cocer-la-carne-hizo-evolucionar-a-los-humanos

http://cienciaes.com/ciertaciencia/2013/08/08/carne-y-hominidos/

Advertisements

Tags: , , , , ,

About chrisrockerstar

Nacido en Ensenada, Baja California en 1983. Técnico en Electrónica Digital, Licenciado en Psicología, ESL Teacher y Profesional de Enseñanza Musical. Amante de la música, de los detalles, de la obsesivo-compulsión, de la lógica, de las cosas simples, de la sabiduría de la naturaleza, de mi mujer y de la existencia misma.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: