The 12 Beers of Christmas: Day 5

Hoy, mientras convivía con ella y dos de sus amigas aquí en casa, tomábamos la no tan desconocida cerveza León, y desarrollando hambre decidimos pedir unas pizzas con servicio a domicilio. Habiendo consumido anteriormente de una pizzería muy cercana a casa, llamamos inmediatamente preguntando prudentemente si contaban en ese momento con servicio a domicilio, por aquello de la lluvia. Confirmaron, tomaron nuestra orden, y prometieron pizza a domicilio en 35 minutos. Esperamos una hora antes de volver a llamar por teléfono. 15 minutos después decidimos llamar a otra pizzería, mas conocida y de franquicia, para que nos auxiliaran con nuestra famélica encrucijada, ya que la pizzería inicial confirmo el envío que NUNCA llegó (sinvergüenzas). Para que la espera no fuera tan amarga, decidimos compartir una deliciosa cerveza, la cual aminoró la angustiosa espera posterior de 1 hora. Al fin, después de degustar esta bebida, y no habiendo esperado menos de 2:40 horas, pudimos tomar alimentos. No supe si agradecer mas por los alimentos (tardíos) o por la grata cerveza que aligeró la espera. Les comparto la bebida:

5. CHIMAY PÈRES TRAPPISTES ALE (PREMIÈRE). Así es, otra cerveza con origen Belga, de una pinta. Excepcional que esta cerveza haya sido elaborada en un monasterio Trapista (o Trapense), una orden católica. Esta es una de las 5 marcas certificadas como cerveza trapista belga, de un total de 10 a nivel mundial, y una generosa parte de las ganancias de esta bebida es destinada por los monjes para hacer labor comunitaria. Esta cerveza solo posee ingredientes totalmente naturales, no ha sido filtrada ni pasteurizada, por lo que recomiendo tratar la botella con cuidado, siempre en posición vertical, y no servir el final de la botella, pues posee sedimentos, que si bien son concentrados proteicos, no son de lo mas agradable para el paladar. Con 7% de alcohol, es suficiente para tolerar los fríos de la temporada. La bebida es oscura, con sabor frutal, casi olor a plátano (aunque el fabricante dice que a chabacano) y un sabor ligero (pero satisfactorio) al final. Conocida comúnmente como Chimay Roja (por obvias razones), esta es una de 3 variantes de esta marca, y una personal favorita (difícil decisión). Como la gran mayoría de las cervezas oscuras y de alta graduación, se recomienda beber a temperatura fría mas no helada. También la podemos encontrar en presentación individual, aunque esta presentación de 750 ml vale la pena por mi segunda razón para tomar (después del sabor), para compartir. Así es que, a beber. ¡Salud!

yess

“La roja se me antoja”: Beto Bullicio

The 12 Days of Christmas: Day 4

Sentados en un conocido bar de cervezas artesanales aquí en Tijuana, el cantinero en turno nos etiqueta después de que pedimos un par de cervezas tipo Stout, y se refiere a nosotros como “fans de las stouts“. Él esperando que le confirmemos el estereotipo, se queda perplejo cuando le respondemos que no lo somos, que somos sola, y humildemente “entusiastas de la cerveza artesanal”. Al no recibir la confirmación deseada actúa aferradamente y queriendo reafirmar su hipótesis errónea nos abre una cerveza tipo Stout de Ensenada, misma que el decide invitar esperando veredicto de nuestra parte. A pesar de que la cerveza invitada no nos encantó, siempre concluiremos que si el ego del cantinero requiere de etiquetas sociales y/o de consumo para categorizar, comparar (y eso implica cerveza gratis); estaremos mas que dispuestos a ser parte del juego por el modesto beneficio de un elocuente ahorro. Por otro lado, también recuerdo pedir una de estas delicias líquidas (que a continuación les presentaré) hasta con una hamburguesa con papas, combinación totalmente inusual y quizás hasta muy criticada por los expertos en maridaje; pero como lo he mencionado anteriormente, que sea su paladar quien decida. Sin mas preámbulo, el día de hoy como parte de las “12 Cervezas de Navidad” tenemos a:

4. YOUNG’S DOUBLE CHOCOLATE STOUT. Esta especial cerveza es una Dark Ale elaborada con agua mineral y sabor natural a chocolate. Hecha a base de cebada malteada y avena, es una bebida espesa, espumosa, oscura con la exacta combinación de sabor chocolatoso que sinceramente, deleitará tus papilas gustativas. Muy diferente al estándar de cervezas, es una delicia que vale la pena probar. Pocas cervezas logran tener la consistencia y el balance que esta tiene. Posee 5.2 grados de alcohol por volumen y se recomienda servir fría, mas no helada, en un vaso largo y de boca ancha y, no solo eso, sino esperar a que el líquido se estabilice y el color sea homogéneo. A pesar de que no soy partidario de la espuma en las cervezas, la disfruto mas en este tipo de cervezas de carácter oscuro, espeso y dulzón. Las características especiales de esta bebida maltosa aunque únicas, las puedo comparar con las de su similar Murphy’s Irish Stout que me atrevo a decir que (al menos de este lado del charco) me sabe mejor que hasta una conocida Guinness. Su sabor final (aftertaste) no posee el amargor clásico de una cerveza, su consistencia es totalmente cremosa y si eres amante del chocolate, las bebidas dulces (mas no empalagosas) y lo diferente, definitivamente debes probar una de estas cervezas. Si eres del 0.001% de la población que no disfruta el chocolate, ¡te deseo buena suerte! ¡Salud!

yesss

Beto Bullicio hoy nos trae esta delicia chocolatosa, toda una experiencia.

The 12 Beers of Christmas: Day 3

A la mayoría nos ha sucedido, que después de una acelerada noche de copas, amanecemos (o atardecemos) con una sintomatología muy peculiar que incluye dolor de cabeza, mareos, sed, debilidad, escalofríos e incluso vómito. La famosa resaca o comúnmente conocida como cruda nos lleva al inicio del síndrome de abstinencia por alcohol, el cual en etapas muy avanzadas puede causar hasta la muerte. Para no caer en estos estados de nulo placer es importante cuidar varios aspectos como la cantidad de bebida, la graduación alcohólica de la misma, la velocidad de ingesta, los antecedentes de tolerancia al alcohol, la comida ingerida y hasta el estado anímico. En pocas palabras, se necesita equilibrio para disfrutar de una cerveza compleja con alta graduación del alcohol, y vaya que resulta difícil poder decidir en una barra Belga que cerveza tomar, cuando justamente ese país produce una gran cantidad de bebidas con las características antes mencionadas. Yo le llamaría a esta difícil elección “problemas de primer mundo”, mismos que tuve la fortuna de confrontar en repetidas ocasiones en una increíble taberna llamado “The Brick Store Pub”, donde su segundo piso era exclusivamente para cervezas de Bélgica. Podemos decir que me fue bien, pues llegó el punto en que el cantinero y socio del bar regularmente me regalaba el desayuno, la comida e incluso algunas cervezas. Gané. Y para compartir mi triunfo, Beto Bullicio, el cascanueces ochentero con los lentes ideales les comparte la versión Navideña de un clásico de esa barra Belga. Abran paso para:

3. DELIRIUM NOËL. Otra Belgian Ale en la lista, en presentación de una pinta (750 ml), es la versión Navideña de la cerveza Delirium Tremens elaborada desde 1654 (naturalmente en Bélgica), cuyo irónico título es un diagnóstico médico con significado literal de “delirio tembloroso”, que se refiere a la tercera (y última fase) del síndrome de abstinencia por alcohol, un padecimiento en personas con un largo historial de alcoholismo, un exceso nada gratificante. Tiene bastante alcohol, 10% para ser exactos, sin embargo no es desagradable al paladar y no afecta el sabor en general de la bebida. Es refrescante, tiene un color cobrizo oscuro con un sabor levemente rostizado. No es pesada, al contrario, con un ligero sabor frutal, sin ser extenuante. Con la suficiente gasificación, y una buena (baja) temperatura, servida en una copa ancha y profunda (para oxigenarla) te sabrá ex-qui-si-ta. No deja mal sabor de boca (aftertaste), el amargor entra en buen momento y desaparece sutilmente. Sugiero no maridarla con demasiadas cosas, pues perdería su sabor y prominencia. Suficiente paladearla o, en su defecto, acompañar de algunas nueces de la India para acentuar el sabor de tan especial cerveza.

YE SYES

Delirium Navideña, una delicia de temporada, y si ves las letras borrosas, necesitas lentes (o dejar de beber).

The 12 Beers of Christmas: Day 2

Hospedado en un hotel del centro de Portland, a escasos 12 minutos (caminando) de una planta cervecera de muy alta reputación, me fue imposible visitarla debido a la falta de interés de mis acompañantes y tuve que conformarme con experimentar con algunas de sus bebidas en los bares todavía mas cercanos. Al menos el centro de la ciudad, es increíblemente ordenado y tecnológicamente avanzado, lo que aminoró mi desilusión y alegró mi estancia. Tuve la fortuna de conocer a tan aclamada cerveza, para después beberla y compartirla por las calles de Atlanta mientras con un intento de disfraz pedíamos dulces de casa en casa en una tradicional celebración Estadounidense. ¿Pero que cerveza es la que tomaba mientras vivía dichas peripecias? Señores y señoras, nuestros fino cascanueces Beto Bullicio les presenta la segunda selección de “Las 12 Cervezas de Navidad”:

2. DEAD GUY ALE. A pesar de que su nombre evidentemente concordaría mas con las festividades de Halloween o Día de Muertos, esta cerveza es perfecta para las reuniones, por su presentación de 1/2 galón (aunque también existe en botellas de media y de pinta). Su sabor ligero, cristalino, levemente amargo pero digerible y nada enfadoso combina perfectamente con alimentos cocinados a la leña y resulta ideal el maridaje con productos porcinos. Si todavía no salivas, imagina un sandwich de pierna con tocino, o un lechón con papás y frijoles para parear con esta delicia líquida. Rogue, la compañía cervecera de Oregon que elabora esta bebida, es pionera en elaborar productos de primera calidad, incursionando en una gran variedad de cervezas, whiskies, vodkas, ginebras, rones y hasta quesos, con ingredientes que ellos mismos plantan y cosechan. La calidad y originalidad son básicamente increíbles, basta con probar su cerveza con sabor a donas, pretzels, frambuesas y chocolate para entenderlo; sin embargo, te recomiendo empezar con esta sencilla cerveza que aunque antagónica con la fecha, queda ideal con los platillos de la temporada. ¿Quieres saber un dato curioso? ¡La botella brilla en la oscuridad! Si con esto no te animas a probarla, no se que mas hacer, ¡salud!

YES YES

Beto Bullicio nos presenta la cerveza antagónicamente correcta para la temporada, y por si fuera poco, brilla en la oscuridad.

 

The 12 Beers of Christmas: Day 1

“Las 12 Cervezas de Navidad” es una serie de publicaciones relacionadas a la tradición comúnmente conocida con la canción navideña de “The Twelve Days of Christmas” (Los 12 Días de Navidad), misma que hace mención a los regalos que recibe una persona en los doce días consecutivos a la Navidad, es decir entre esta tradicional festividad y la Epifanía, celebración religiosa en la cual Jesús toma presencia humana en la tierra y “se da a conocer”, evento que, entre otros, se da con la visita de Los 3 Reyes Magos. Por tanto, está publicación no-religiosa estará dedicada a las 12 cervezas que la madre naturaleza (a través de las compañías cerveceras) nos “regala” (o nos brinda por una módica cantidad) para esta agradable temporada. Claro que hay que puntualizar que mientras la selección de dicha docena fue cuidadosamente meditada, no implica que esta sea una selección forzosamente categorizada como “la mejor”, pues en un mundo de variedad, nos es imposible tomar una decisión de tal tipo, o etiquetar a una cerveza con tal adjetivo. Las 12 cervezas que presentaré hoy y durante los próximos días son una combinación de gratos recuerdos, gran sabor, ineludible calidad, productos de temporada, y todos con una sola regla: son artesanales. Las recomendaciones genéricas para disfrutar las próximas publicaciones (y las cervezas) son: tome mis aseveraciones como recomendaciones, es decir, con filosofía, disfrútelas en compañía de alguien cercano, no se conforme con lo que lee, vaya al campo y experimente; y como siempre, si al final mi selección (o mi opinión) no es de su agrado, forme la suya y compártala, solo después de haber experimentado.

Las bebidas serán presentadas por nuestro cascanueces retro, el gendarme ochentero de las cervezas artesanales bajo el árbol navideño, al que apodamos “Beto Bullicio“. Aclarado todo anterior, con gratitud me permito presentarles la primera de las cervezas seleccionadas para los 12 días de Navidad, es decir, para el primer día después de Navidad; para este 26 de Diciembre de 2014:

 1. GOUDEN CAROLUS NOËL. Belgian Ale con 10.5 grados de Alcohol por Volumen. Cerveza maltosa y robusta, con poca amargura y notas bastante dulces. Es la edición Navideña de una muy buena cerveza producida en Bélgica, misma que es capaz de añejar (lo que no todas las cervezas hacen), tiene un color cobrizo y es producida con métodos tradicionales. Esta presentación de una pinta es ideal para compartir en época decembrina, representa totalmente la tradición Belga y la calidad de esta compañía. Idea para aquellos que disfrutamos la cerveza oscura con un sabor dulzón, maderoso y cálido; ¡claro, con tantos grados de alcohol no podría ser de otra manera! Si quieren ir mas allá, acompañen esta delicia con un buen postre como pay de manzana, pastel de chocolate y ¿por qué no? con zapote negro mezclado con naranja y Grand Marnier preparado por tu tía. Los límites los dicta tu imaginación y claro, tu paladar. Así es que, a disfrutar y nos leemos mañana para que conozcan la siguiente cerveza, ¡salud!

YES YES

Beto Bullicio, el gendarme de las cervezas del árbol, nos presenta la primera de la selección 2014

10 cosas para hacer a partir de tus 25 años

De un tiempo para acá, las redes sociales (y en especial el facebook), me han sido un tanto útiles más que como centro de confesión y presunción (o retroalimentación del ego), como una manera fácil y rápida para informarme y cultivarme, leyendo artículos diversos, de orden de científico, político, de entretenimiento, social, moral y hasta espiritual. Andando por ahí, me he topado en mas de una ocasión los ya típicos artículos de “no se cuantas cosas deberías hacer antes de tal edad”, “veintitantas cosas que un hombre debe tener” o “no se cuantas mas cosas tienen que hacer las mujeres antes de casarse”; y confieso que en un comienzo esta índole de artículos me fueron entretenidos, y hasta congenié con algunos de los preceptos que postulaban, al grado de anotar en mi cartita a Santa Claus algunos artículos por adquirir, y claro, en mi bucketlist* algunas aventuras que vivir. No fue hasta que mi “newsfeed” me atiborró de repetitivas redacciones cuando decidí releer, razonar e ir un poco mas allá del tradicional conformismo en el que naturalmente podemos caer todos, el de aceptar como verídica y real la totalidad de la información de tales escritos. Pensando en toda esta información expuesta en tales artículos, logré (mas que entender) reafirmar, que en gran medida la sociedad a través de los medios nos induce a cumplir con ciertos estereotipos irónicamente catalogados como “originales” y “únicos”. Estos artículos no fueron la excepción, puesto que muchas de las cosas que sugieren, mientras pueden sonar como deseos lógicos de una gran mayoría de nosotros (quizás deseos inducidos por la mercadotecnia), la individualidad consta precisamente en que cada quien tenga sus propios deseos y anhelos, y naturalmente nuestras situaciones (bio-psico-socio-espirituales y económicas) muy peculiares nos facilitarán (o en su defecto, impedirán) en mayor o menor grado la realización de estas metas plasmadas en tales redacciones; por lo que afirmar que si no hiciste tal o cual cosa (etiquetada como “intrepida”, “loca” o “única”) antes de determinada edad, no has vivido lo suficiente, o de manera correcta. Ante esta deducción, me veo en la necesidad de compartirles algunos de los “must-do“** mas incongruentes de los artículos en cuestión:

VIAJA A OTRO CONTINENTE, PRACTICA LA CARIDAD, AHORRA PARA TU JUBILACIÓN y COMPRA UNA PRENDA CARÍSIMA***. Claro, estoy seguro que a una gran mayoría de nosotros nos encantaría viajar no solo a otro continente, sino desde al otro lado de la ciudad hasta el lugar mas recóndito del planeta, y no solo nos gustaría hacerlo antes de los 25 (como sugiere el artículo que lo hagas), nos encantaría seguirlo haciendo ¡muchos años después! Sin embargo, la edad mínima para trabajar (medios turnos) es de 15 años, el salario mínimo actual es de $67.29 pesos y mas del 54% de la población nacional se encuentra en condiciones de pobreza patrimonial****. Con estas cifras, ¿que porcentaje poblacional tiene la solvencia para realizar cualquiera de estas actividades? La realidad es que si has llevado a cabo alguna de estas elocuentes tareas antes de los 25, lo mas seguro es que tengas papis que te provean mucho mas de lo necesario para lograrlo (lo cual no es un mérito tuyo, ¿capisce?); así es que si no has viajado no te autoflageles, probablemente comiences a viajar con recursos propios ¡justamente a partir de los 25!

HAZ UN DEPORTE EXTREMO. No voy a mentir, de pronto me suena emocionante aventarme del bungy, o de un avión en paracaídas, sin embargo no están en mi bucketlist, por ende no son elementales para mi vida, para mi bienestar ni mucho menos para mi realización existencial. Si en algún momento se me facilita, se presenta la ocasión, lo consideraré, y probablemente lo tomaré como un reto (y gusto) personal, y no como una asombrosa actividad para presumirle a mis colegas.

guaperrimos

Hay que saber desvelarse todo el fin de semana.

PASA TODO UN FIN DE SEMANA DE FIESTA. Discúlpenme, pero no me imagino a una sola persona de tal edad sin haber recurrido a esta práctica aunque sea por casualidad, y diciendo al leer la recomendación: “wow, que buena idea, no se me había ocurrido, lo intentaré”. Hay cosas mas que obvias, no hay mas explicación.

TEN UNA CONVERSACIÓN CON ALGUIEN DE UNA CREENCIA DISTINTA A LA TUYA y VOTA. Insisto, si no me lo sugieres, ni se me ocurre (léase con tono sarcástico). Si no puedes entablar una conversación civilizada con alguien solo porque sus creencias, costumbres y hábitos son diferentes, te reto a que no respires. El respeto, la tolerancia y los valores civiles son preceptos aprendidos en casa, fundamentales para la interacción humana, y aunque sí, no todos los practicamos en su totalidad; si no comprendes la importancia valoral y su impacto en tu vida, intentar conversar con alguien distinto (o votar) resultarán desastroso. Infórmese, aprenda y respete (aunque tu revista favorita no te lo sugiera).

TIÑE TU PELO DE UN COLOR DIFERENTE y ANDA A UN BAR GAY. ¿Y si no lo hago? ¿Estaré incompleto en interacción social y experiencias relevantes en ese ámbito? Quizás acudir a un bar gay puede fungir como sinónimo de respeto, equidad, y demás, al convivir con personas que tienen gustos distintos a los tuyos, mas, ¿es necesario acudir a dicho inmueble para adquirir el entendimiento y el respeto necesario hacia los homosexuales? No-lo-cre-o. Por otro lado, confieso que me pinté el cabello de un chillante amarillo-naranja poco antes de cumplir 17 (creo), en contra de la opinión de los que me rodeaban. No me arrepiento, pero si lo vas a hacer, que sea lo mas pronto posible, porque no te imagino egresado de la universidad con tu tinte estrafalario, y de paso con una reputación de “Nini“*****. La alternativa es que a esa edad ya seas dueño de tu negocio o rockstar, y créanme, ninguna es fácil de lograr.

TERMINA UNA AMISTAD. “Aunque en este momento estemos de maravilla, tengo tantas ganas de tener inconvenientes con mi mejor amigo(a) para poder terminar nuestra amistad” -dijo NADIE, nunca jamás. Si bien mantener relaciones tóxicas es un grave error, nadie estamos exentos de cometerlo, después de todo ni toda la educación de nuestros padres/tutores nos puede salvar de una encrucijada como esta, en la cual sentimos afecto por otro ser, y este nos ciega de ver los perjuicios que nuestra pseudo-amistad nos está provocando. O quizás nosotros hemos sido los “mal amigos”, y pues, sin importar de que lado nos haya tocado vivir, nadie anhelamos terminar una amistad. Mal necesario, sugerencia incongruente.

DESPIERTA EN UN LUGAR DESCONOCIDO. ¿Solo (a) o acompañado (a)? Acompañado ¿Desnudo (a)? Quizás ¿En una tina cubierta de hielo? ¿Sin riñones? Ya no me está gustando… No quiero sonar conservador, pero lo desconocido no es sinónimo solamente de interesante. En México, casi el 62% de las muertes de jóvenes entre 15 y 24 años son violentas, y en el mismo rango de edad un promedio de poco mas del 38% de esas muertes violentas son por homicidio******. Apuesto, y me atrevo a decir, que la mayoría de estos percances no ocurren en la comodidad de tu hogar, en ambientes controlados, con verdaderos conocidos de entera confianza, sobrios, con precaución y desarrollando actividades lícitas. No digo que no nos podamos dar una “escapada” ocasional con buena compañía a cierto evento o lugar fuera de nuestra rutina, pero no me atrevo a dar una recomendación como tal (la del título). Mesura gente, mesura. O lo contrario en un ambiente controlado.

carnitaaa

la “carnita, delgadita, bien buena”; poco conocida para muchos estratos sociales.

COME COSAS EXÓTICAS. Añaden la recomendación de que es mejor si el platillo tiene un nombre impronunciable y lo probamos en otro país. ¿Qué parte de soy clase trabajadora no entienden? He viajado mucho mas por reconocimientos académicos que por recurso propio. Sí me llama la atención probar platillos típicos de una cultura ajena a la mía. Sin embargo lo que determine mi experiencia en mayor medida será siempre la percepción del sabor propio del plato en cuestión, mas que (insisto) la presunción derivada de una actitud snobby. Últimamente soy mas adepto de consumir comida “China”, que no tiene ni un remoto parecido con la comida en China; lo digo con pleno conocimiento de causa. Entonces, aunque no me quiero perder la experiencia de probar unas pizzas en Italia, no tiene nada de malo elegir comer (y preferir) las pizzas de Costco. Deliciosas. El detalle está en el aprendizaje de la experiencia y las intenciones (el fin) de la misma.

QUIÉRETE A TI MISMO. Porque te lo tiene que decir un artículo para que lo intentes, ¡y antes de los 25! Mi mamá no solo me lo dijo, me lo inculcó. Ya pasé mis 25, ¡y creo que me quiero mas que ayer! Aunque nunca es demasiado tarde para hacerlo (si no lo hacías antes), pero, ¿o soy yo? o ¿la obviedad abunda en las sugerencias de este tipo de publicaciones?

Después de este análisis de las sugerencias mediáticas de como vivir nuestras primeras 25 primaveras, me permito hacerle honor al título de este veraz conglomerado de letras y patrocinarles mis “10 COSAS PARA HACER A PARTIR DE TUS 25 AÑOS“. Prosigo:

1. INDEPENDÍZATE. Quizás la base para que muchas otras cosas puedan suceder; no tiene nada de malo vivir con tus padres, sin embargo si no te enfrentas al mundo por tu propia voluntad, te será mas complicado aprender de dicha experiencia y lidiar con el. Entre mas te tardes, mas trabajo te costará hacerlo, y créanme, no hay nada mas satisfactorio como la sensación de aclamar: “lo hice yo solo (a)”. Así es que ahorra para comprarte unas buenas tijeras y ¡corta el cordón umbilical!

2. VALORA. Gracias a tu independencia (económica y emocional) te será mucho mas sencillo apreciar el valor de las cosas, materiales y afectivas, que has recibido de tus seres cercanos, y que ahora en gran medida tienes que proveer para ti mismo.

3. COMPARTE. Una vez que logres tu independencia, tengas mucho o poca, nunca está de mas compartir con tus seres mas cercanos, todo con el fin de convivir y disfrutar los buenos ratos al máximo. Nadie somos eternos, no desperdiciemos el tiempo. Dar para recibir. Simple y básico, ¡disfruten!

 4. CONOCE. Es casi un hecho que el planeta es tan vasto que no nos alcanza la vida (¡ni el dinero!) para conocer todas sus variantes, sin embargo; la experiencia de cultivar nuestras mentes y nuestra percepción jugarán un papel vital en la manera en que afrontamos las situaciones cotidianas. Claro, conocer no es sinónimo de resiliencia (ni de decisiones acertadas), sin embargo si es una condicionante básica, y un paso mas cercano a estos conceptos tan útiles en nuestras vidas.

5. SÉ PRUDENTE. Si ya conoces y ya tienes mas que ayer, la imprudencia puede ser un claro sinónimo de que no has aprendido el verdadero valor de las cosas. El ser poco prudente te puede llevar a la fanfarronería y la presunción, y a nadie nos agrada observar estas conductas en la gente. La prudencia es vital en el entendimiento mutuo, y es una manera indispensable de ejecutar nuestra siguiente recomendación.

6. COMUNICA. Si ya conozco, o en su defecto desconozco, y valoro a las personas que me rodean, con prudencia debo comunicar a tiempo lo que siento, pienso y hago (sin ser extenuante), de manera que la otra persona sea capaz de entender mi postura, y así asegurar en mayor grado una relación amena y duradera, y las menos fricciones posibles. Es un hecho que para que la comunicación sea asertiva y eficaz, debe de haber egosintonia, es decir; lo que siento debe ser congruente con lo que pienso y con lo que hago.

7. RESPETA. Benito Juárez tenía justa razón. O si gustan, podemos utilizar la mas familiar frase maternal de “no hagas lo que no te gusta que te hagan”. A estas alturas me he percatado que hay varias cosas que me molestaban de los demás, pero que yo también de cierta manera hacía. Ahora cuando algo me incomoda analizo el origen de la incomodidad con respecto a mi persona; esto me ha ayudado a librarme de muchos rencores y a seguir la línea del respeto al prójimo. ¡Intentémoslo juntos!

8. APAGA LA T.V.  Entre mas te das cuenta que el tiempo es valioso, mas te concientizas de la sarta de programas inservibles que proyecta el televisor. Cada vez hay mas programas para enjuiciar las costumbres y los talentos de las personas, mas morbo exhibido, mas amarillismo; y en gran medida todo con el fin de controlar a la sociedad y orillarla al conformismo y al consumismo. No necesitas manipulación en tu vida, y menos de extraños y a través de un objeto. Afortunadamente, todavía hay programación científica, cultural y con fines de entretenimiento inofensivo. Nada más no me obligues a ver al programa infantil del dinosaurio morado, afeminado y bobo, ¡por favor!

que no te quepa dura

¡El ineludible placer de tocar covers con los amigos!

9. MUSICALÍZATE. Ya que apagaste el televisor, ¿porque no prender el radio? O mejor aún, aprovecha la tecnología, y a través de tu computadora o dispositivo similar (con acceso a internet, claro) en youtube o grooveshark puedes reproducir millones de canciones sin costo alguno y armar tus playlists a tu estilo. La música y el arte en general, tienen el poder de sublimar tus impulsos, por lo que sus beneficios son amplios. La relajación, la concentración, la libertad y la imaginación son solo algunas de las cosas que experimentarás al musicalizar tu vida, sin mencionar que la música y las matemáticas tienen íntima relación, por lo que disfrutar, comprender (y practicar) una te hará adentrarte más fácilmente en la otra.

10. SÉ FELIZ. Creo fervientemente que este es el propósito existencial mas esencial de todos. Ya que estamos aquí podemos hacer todo lo posible por ser felices. Obviamente intervienen algunas reglas de sentido común como “sin lastimar a los demás” y “ayuda al prójimo, deja tu huella positiva”. A lo largo del viaje (imagino) iremos encontrando la homeostasis entre esas reglas implícitas, y con qué peculiaridades somos capaces de encontrar y definir nuestra felicidad. Después de todo no es (o no debería de ser) pecado sentirse bien, ya que un grandísimo porcentaje de la población mundial somos hedonistas, en el plano físico y espiritual. Entonces bien, usted, fino y estimado lector, ¿que está haciendo para ser feliz sin lastimar a los demás? No sea gacho, ya que leyó este artículo, empiece por compartirlo, su Dios se lo agradecerá; ¡a sonreír!

*Bucketlist: “lista de cubeta”, lista de cosas por hacer antes de morir. Proveniente del término anglo “kicked the bucket” (pateó la cubeta), es decir, falleció. No miento:
http://www.urbandictionary.com/define.php?term=bucket%20list
**Must-do: “deber-hacer”, término que hace referencia a las cosas que uno “debe de hacer” para cumplir con tal o cual regla social.
***Artículo original “25 cosas para hacer antes de que tengas 25 años”:
http://www.upsocl.com/mujer/25-cosas-para-hacer-antes-de-que-tengas-25-anos/
**** Página del INEGI con los datos expuestos:
http://www3.inegi.org.mx/sistemas/sisept/default.aspx?t=mhog24&s=est&c=26515
***** Nini: “Ni estudia, ni trabaja”, término utilizado para referirse a los jóvenes adultos que no tienen propósito útil aparente al no buscar superación profesional.
****** Página del INEGI con los datos expuestos:
http://www3.inegi.org.mx/sistemas/temas/default.aspx?s=est&c=17484

Cerveza artesanal: ¿cultura “snob” o verdadera evolución?

Siendo un entusiasta cervecero, me sorprende no haber abordado este tema anteriormente. Quizás dicha renuencia deriva de la tan cambiante y divergente escena local con respecto a este tema, y que tras haber meditado semi-profundamente dicha dinámica, en base al artículo séptimo de nuestra constitución, emito libremente mi deducción con respecto al tema de auge de las cervezas artesanales en la región.

La cerveza artesanal, como todo producto de la misma índole, es considerada de producción no industrializada, preferentemente con ingredientes de la región, y sino por lo menos con elementos ideológicos alusivos a un sentido de pertenencia local y/o regional. En el idioma anglo, se le denomina “craft beer” a la producción minoritaria de cerveza, de una manera un tanto más “rústica”, con un énfasis en la calidad, sabor y técnica de elaboración. Existen variantes asociadas a esta idea principal, como las micro- y  nano-cervecerías y los “brewpubs“, estos últimos establecimientos similares a una taberna, bar o restaurante, con la peculiaridad de que en el mismo inmueble hacen su propia cerveza.  Desde la segunda mitad del siglo XX inició el movimiento de producción artesanal de lo que es ineludiblemente considerada “la bebida de las masas”, y en el 2013 tan solo en los Estados Unidos de América se registró la impresionante cantidad de 2,360 cervecerías artesanales* (¡gracias San Wikipedia!); uso a este país de referencia porque no es un secreto que la cultura cervecera, en lo particular la artesanal (y muchas otras cosas), los norteamericanos antes mencionados llevan un adelanto inmenso con respecto a muchos otros países (sobre todo de América). La historia en nuestro México es distinta, navegando la red me encuentro con una vieja estadística que menciona que en 2010 había alrededor de 200 cervezas artesanales en el país, y  (¡la alarmante cifra!) que de cada 100 mil botellas consumidas, solo 2 eran artesanales**. Esto refleja un evidente letargo en la cultura cervecera artesanal del país entero, lo que nos sitúa en comparativo mundial como “en pañales”. Ahora bien, México es un territorio muy vasto, y sabemos que generalizar es cometer (por lo menos) pequeños errores, estoy plenamente consciente que existen personas conocedoras del tema y que han contribuido (directa o indirectamente) al movimiento de florecimiento de la cerveza artesanal.

Estoy a favor del consumo preferente de cerveza artesanal, y si es regional/nacional mucho mejor; sin embargo existen un par de puntos muy relevantes que sopesar antes de promover activamente el movimiento cervecero artesanal de la región. En primera instancia, la correlación calidad-cantidad en cuanto a la diversidad de cervezas de este tipo está muy mal proporcionada; mientras ha habido un aumento en la cantidad de productoras regionales, esto no necesariamente significa que su calidad sea la esperada por el público conocedor (ni por los estándares globales). Existen muchos micro y nano productores que si bien han tenido un pequeño mercado geográfico muy específico para introducir su producto y por cuestiones de novedad, afecto y camaradería este ha sido consumido de manera austera y constante, esto no significa que dicho producto en verdad alcance los requerimientos esperados, que inclusive en la mayoría de los casos son ofertados hasta en la misma etiqueta. Me atrevo a comentar esto, porque hasta me he visto envuelto en una vergonzosa (para la cervecera) y desventurada (para mi) situación de cerveza artesanal. Hace un par de años en un establecimiento de la ciudad de Tijuana, ubicado una plaza en la zona río destinada a locales de recreación y consumo de alcohol, me aventuré a degustar en dicho bar su cerveza de la casa. Sin mas ni menos, ordené un vaso y degusté. El aroma era similar al aspecto, mas totalmente discordante al sabor (lo mas importante), pues a pesar de tener un olor claramente a grano rostizado, achocolatado y fuerte, me supo amargo, como con un componente lácteo, y con un aftertaste evidentemente desagradable; y vaya que esto no era producto del amargor característico que provee el lúpulo en una bebida como esta. Me tomé si acaso la mitad del vaso y me dirigí a casa, para no después de una hora comenzar a sentirme mal. El malestar estomacal me provocó vómito y diarrea incorregibles, para al día siguiente terminar en la sala de urgencias de la Cruz Roja. Los médicos refirieron que consumí algo en muy mal estado, y que la deshidratación en mi cuerpo era severa. Al cabo de un par de horas me dieron de alta, continué con el tratamiento y el reposo en casa. ¿Qué sucedió? Simple. El proceso de elaboración y embarrilado de dicha bebida fue descuidado en cuanto a estándares de higiene se refiere, y la cerveza simplemente estaba contaminada, no servía, echada a perder. Durante la fermentación es común que al descuidarse la mezcla en cuestión, esta pueda ser contaminada por bacterias y agentes similares no deseados, los cuales afecten el proceso, evidentemente añadiendo sabores no deseados al producto final, y claro, un producto no apto para el consumo humano. Todo esto se previene con una minuciosa labor de desinfectado de todos los utensilios utilizados en la elaboración del líquido, y el especial cuidado estrictamente hermético durante el proceso de fermentación.

Evidentemente, la cuestión cualitativa de la cerveza artesanal en la región todavía presenta varias deficiencias, o llamémosles “áreas de oportunidad”.

beer

La cerveza artesanal es tan variada como tu imaginación, y no toda es tan cara como uno pensaría

La segunda instancia, consta de una serie de conductas y actitudes observadas en los consumidores de cerveza artesanal orientadas a un cliché del consumismo. Sabemos que la gran mayoría no queremos ser estereotipados y deseamos ser considerados como originales. Vivimos en un mundo globalizado. Muy probablemente yo busque comprar la marca de papel higiénico con la mejor oferta en correlación calidad-precio; este pensamiento y el que tenga éxito en mi compra implica cierto grado de raciocinio, mas no deja de ser una acción de evidente necesidad, es decir; después de todo, la gran mayoría de nosotros necesitamos el papel higiénico, ¿verdad? por tanto, el comprarlo no me hace único, ni original, ni especial. Ahora, bien, ¿hacia donde voy con esto? Visualicen: un tipo entra a un bar tipo taberna (pub), se sienta en la barra, con voz enérgica y tono imperativo ordena una cerveza artesanal (la cual nunca ha visto ni probado), la toma rápidamente y presume con los comensales aledaños cuan buena y diferente es, implicando que él al consumirla también lo es. Instantes mas tarde está bromeando coqueta y alardosamente  con la cantinera, haciendo pública su conversación. Pide un tarro de cerveza de barril, la mas común y económica y continúa haciendo expresiones corporales grotescas mientras con voz evidentemente fuerte irrumpe la calma del lugar (y del resto de los clientes). Se niega groseramente a ser atendido por otra empleada que no sea la cantinera con la que flirtea, golpea la barra, roza con los codos a los comensales contiguos, bebe la misma cantidad de cerveza que tira en la misma barra. Rato después confunde una cerveza de origen Belga con otro término en inglés que no tiene ni remotamente en mismo significado (confunde “Chimay” con “She-male“); después comenta (sin que le pregunten) que las cervezas tipo I.P.A.s son las mejores y las únicas que valen la pena tomar, sugiriendo que si no consumes esa variedad no eres buen conocedor, y afirmando que al consumir esa variedad por su sabor prominentemente amargo él es mas resiliente, lo que lo hace ver mas masculino (y viril) que otros. Este sujeto antes descrito es un monstruo de Frankenstein de diversas situaciones reales que me han tocado observar, sustentando mi teoría de que existe una actitud snob que adoptan muchas personas de la región con respecto a su categoría, conocimiento, acceso y preferencia a las cervezas artesanales, superior (al menos en su creencia) al del común denominador, no solo de la población en general, ¡sino de hasta los comensales de establecimiento al que acuden!

Mi predilección final, a pesar de todo lo antes expuesto, sigue siendo a favor del movimiento cervecero artesanal, pero con conocimiento de causa y mesura (mas que en la cantidad de ingesta sino en la actitud “snob“). Usted fino lector que toda su vida ha consumido “caldo de águila” (seudónimo de mi autoría para denominar a la cerveza tecate y tecate light) o cervezas lager/pilsner de macroempresas, no se aflija ni se atreva a sentirse inferior. Yo le invito a que pruebe, cambie, experimente (cerveceramente hablando) y decida usted mismo que le sienta mejor, que le agrada mas y claro, que se ajusta a su presupuesto. Si al final del día decide continuar con su consumo previo al experimento, yo le aplaudo y le agradezco haberse tomado la molestia de conocer. Estoy seguro que sin importar su elección, hoy es mas sabio que ayer. Si decidió apostar por el consumo artesanal, le invito a que apoye el movimiento, pero también infórmese y no generalice (en cuanto tipos y estilos de cerveza), y mas que a los estándares de consumo artesanales hágale caso a su paladar, que al final del día es el que más importa (y el que mas se lo va a agradecer). Amablemente absténgase de creer que su valor (físico, moral, económico, social) va a incrementar por dicho consumo artesanal, y aunque así sea, haga unas planas con la palabra HUMILDAD. Aléjese de la actitud “snob” y no premie a los que la usan. Si toma, sobre todo en exceso, no maneje, ¡no maneje! Y un favor mas, no sirva su cerveza con una tonelada de espuma, a menos que sea fanático de ella no tiene utilidad alguna. Damas y caballeros: ¡¡a experimentar!! Cheers!!

“Beer is proof that God loves us and wants us to be happy”

-Benjamin Franklin***

* http://en.wikipedia.org/wiki/Microbrewery#United_States

** http://www.cnnexpansion.com/lifestyle/2010/11/24/cerveza-artesanal-el-secreto-de-mexico

*** ¿en realidad Ben Franklin dijo eso? La respuesta aquí:

http://beer.about.com/od/historyofbeer/f/Did-Benjamin-Franklin-Really-Say-Beer-Is-Proof-That-God-Loves-Us-And-Wants-Us-To-Be-Happy.htm

no burritos just tacos no

Son los mexicanísimos tacos y los burritos, las dos comidas mas reconocidas a lo largo y ancho de los Estados Unidos de América, pero; ¿los tacos, burritos y demás comidas de origen mexicano son iguales en México que en U.S.A.? Si le preguntamos a muchos de los que vivimos en frontera, y más aún a los compatriotas que emigraron a dicho país, la respuesta será muy obvia: ¡¡no hay nada como lo hecho en casa!! (refiriéndome a “casa” como lugar de origen).

Habitando en la metrópoli de Atlanta, GA, en el sureste de Estados Unidos, o lo que allá se conoce como “el sur”, me topé en repetidas ocasiones con esta discordia. Al notar que los platillos típicos, muchos de los cuales he sido entusiasta consumidor y cocinero, diferían en preparación y naturalmente en ingredientes; al principio sentí molestia como cuando en la secundaria tus compañeros rabiosos de que les ganaste en la partida de canicas, trompos, tazos o hasta monstruos del bolsillo (¿los recuerdan?) emitían una frase alusiva a tu progenitora, pero conforme me fui topando con esta situación comencé a razonar que tan “ofensivo” y/o “irrespetuoso” era el que los gringos reinterpretaran y reescribieran nuestras recetas.

En una ocasión, nos preparábamos para salir a merendar (y a pre-copear, ¿porque no?) Stephen, Mark y un servidor; ellos sugirieron ir a un pequeño lugar especialista en burritos (o un “joint“, como ellos se referían al lugar pequeño). No muy convencido accedí a ir. El pequeño restaurante estaba convenientemente ubicado a escasas cuadras de donde yo habitaba, en el centro de Decatur, el centro de lo que ellos llamaban ciudad (que en realidad para nosotros es como una delegación) con muchos pequeños establecimientos de orden social con buena reputación y calidad (restaurantes, bares, tiendas), y como era de esperarse al llegar el ambiente fue muy limpio y grato. Procedí a analizar el menú y terminé ordenando lo que mas se pareciera a los burritos de por acá que tanto disfruto (cada vez con menor frecuencia, por aquello del exceso en el consumo de harinas). Nos sirvieron unos tragos en lo que preparaban la comida, y cuando nos sirvieron los platillos… ¡oh sorpresa! el aclamado burrito tenía pepino, cilantro, lechuga (todo en exceso), un sabor a especies muy prominente, crema agria y una tortilla de harina mas dulce que nuestros típicos buñuelos. Por respeto a la invitación de mis amigos, intenté comer lo mas que pude. Reflexioné bastante ese hecho, pues, para mi era tan pero tan raro no terminarme un plato de comida, que me sentí extraño a mas no poder. Otra situación fue cuando escucho que otro amigo, Steve y los suyos tendrían una cena de corte mexicano, nada excepcional, una simple comida habitual. Cenarían tacos. Irían a comprar la carne molida, la salsa, la crema, el queso amarillo y los “hard shells“, tostadas hechas con la forma erguida de un taco, a la venta en caja; combinación final que no existe a lo largo y ancho de nuestro país y que, por si fuera poco, no se asemeja en lo absoluto al típico taco de carne asada que tanto disfrutamos en Baja.

Viene a mi mente otra situación mas, estando hospedado en los dormitorios de la Universidad de North Park en Chicago, conviviendo con otros mexicanos, que como dirían por esos lares “born and raised” (nacidos y criados) en México; intentábamos decidir que degustar en esa cálida y ventosa tarde (no por nada le llaman “the windy city“), por lo que decidimos caminar hacia los límites de la universidad. En una de sus salidas, frente a ella se encontraba un pequeño restaurante mexicano, y sin chistar mis compañeros decidieron que era la mejor opción. Vale la pena mencionar que todos teníamos el mismo tiempo de haber arribado a Estados Unidos (un promedio de 2 días) y que yo era el único que vivía en frontera con dicho país. A pesar de mi desacuerdo, como el resultado de una elección democrática y por yo haber sido minoría, entramos al inmueble y procedimos a elegir nuestros sagrados alimentos. A pesar de que nos percatamos que había empleados hispano-parlantes, cosa que en teoría pudiéramos interpretar como una probabilidad mas alta de que los alimentos sean mas auténticos y apegados a sus recetas tradicionales; sigo opinando que mi elección fue si no bien la mejor, si la menos peor, ordenando un burrito de lengua. Tortillas de harina dulces con extraña lengua en salsa verde. La idea es bastante clara. La combinación era un tanto extraña y un poco mas que ligeramente desapegada a lo que yo conocía.

Con esta cantidad de anécdotas y sobrando muchas mas de carácter similar, procedo a analiza y reflexionar (o por lo menos intentarlo); a usted fino lector (y a mi mismo) nos pregunto: ¿que origina que los platillos típicos y tradicionales de nuestro bello país sean modificados en Estados Unidos de América? y, ¿que origina que en gran medida, muchos de los mexicanos al visitar ese país prefieran consumir alimentos promocionados como mexicanos?

Considero que la causa de la modificación de recetas tradicionales mexicanas por parte de cocineros Estadounidenses se debe a varios factores, entre los que destacan: la desinformación de la receta tradicional, la carencia de ingredientes apegados a dicha receta original, la necesidad de adaptación de dicha receta a los paladares gringos, y (probablemente derivada de la anterior) la necesidad de implementar estrategias mercadológicas para poder colocar el producto (platillo) en cuestión dentro de un nivel de venta favorable. Viertan todos estos factores en la licuadora y obtendrán una receta mexicana -alterna- ¡con tocino, queso amarillo y crema agria incluidas! Si no les queda claro dicho resultado, les sugiero consulten muchas de las recetas del aclamado chef Rick Bayless, originario de Oklahoma y con cadenas de restaurantes en los estados de Illinois y California, quien a pesar de tener mas de 15 reconocimientos y haber publicado mas de 8 libros, todavía no me convence, aunque debo admitir que en épocas mas recientes he sabido que hace un esfuerzo mayor por documentarse con respecto a nuestras tradiciones culinarias y ha hecho varias visitas a pueblos y ciudades del sur de México, con este mismo propósito. Con respecto a la segunda cuestión, es decir, la razón prominente por la cual los paisanos en U.S.A. elijen consumir mas los alimentos ofertados como mexicanos; y mi veredicto es que si son mexicanos que han permanecido por un largo tiempo en los Estados Unidos, su consumo de comidas presuntamente mexicanas tiene un arraigo afectivo correlacionado, de manera que al consumir dicho platillo que me recuerda a tal o cual vivencia, o mas común, a tal o cual lugar (como a mi lugar de origen), entonces sentiré cierta “cercanía” con aquello que añoro y por consiguiente obtendré un “alivio” (por lo menos momentáneo), porque como dijo el vox populi de Alex “el Tri” Lora: “recordar es vivir, y todos queremos vivir mas”. Ahora bien, si los compatriotas en cuestión no han permanecido por largo tiempo fuera de su tierra, la cosa cambia; considero que consumen alimentos de categorización mexicana por los siguientes factores: temor a lo desconocido y/o costumbre, principalmente.

chicago

Los compañeros y yo en algún restaurante mexicano en la ciudad de Chicago, Il. (anécdota omitida en este escrito)

Dicho todo lo anterior, he modificado (ligeramente) mi percepción con respecto a las transformaciones que sufren nuestras recetas en el extranjero, alcanzo a comprender a que se debe; pero aún así no justifico e invito a que encaminemos nuestro espíritu de boy scout hacia una búsqueda mas precisa del origen culinario de los que elegimos consumir, a fin de preservar la originalidad y, por el contrario, mantener cierta apertura para nuevas variantes de recetas tradicionales (esta sugerencia aplica para mi). Si el caso es que sin añoranza evidente nos encontramos en el extranjero (y sobre todo en situaciones que difícilmente se repitan en nuestras vidas), no nos cerremos a la posibilidad de ser partícipes de una experiencia novedosa y atrevernos a exponer al paladar a sabores, si bien no nuevos, si diferentes para nosotros; después de todo la experiencia es condicionante elemental para el aprendizaje y las apuestas indican que el día de mañana volverás a probar tus platillos favoritos locales. Así es, no todo está escrito y, por cierto, así como les he contado de las desalentadoras variantes de los platillos mexicanos, les comento que fue una muy grata experiencia saber que en el extranjero hay gente totalmente desvinculada a nuestra cultura, que tiene un gran aprecio a ella y un gran conocimiento de la cocina mexicana; tal es el caso de el Señor Stephen, quien fue incansable apoyo durante mi estancia en U.S.A. y precisamente reconforto mi añoranza nacional con las mejores salsas que he probado en ese país, claro, ¡elaboradas por el mismo! No en vano le apodé y le considero “the most mexican american I´ve met” (el americano mas mexicano que he conocido). ¡¡¡Kudos!!!

Todos opinan de Cerati: ¡pues yo también!

Mi carro tira aceite… Tengo dos opciones: esperar, ver que pasa, dejarlo a “suerte” del destino; ignorarlo… o hacer algo al respecto. Total, entre mas rápido me avoco, mas rápido se soluciona. Nos vamos al mecánico, naturalmente yo manejo el vehículo en cuestión, y ella atrás, en el suyo, cuando de repente suena mi teléfono… Es ella diciéndome que Gustavo Cerati ha fallecido (oficialmente). Y yo: “¿cómo sabes?”, lo escuchó por la radio…

Para mi, como muchas de las cosas en esta vida, esto tiene dos lados, dos polos, dos caras: el blanco y el negro, el ying y el yang, el cielo y el infierno, lo bueno y lo malo. Invariablemente, al saber de la muerte, – de quien sea – o por lo menos de una persona con quien uno no tiene carga negativa o aversión, pues le es non grata la noticia; a través de un proceso empático casi innato uno siente pesar y pena por este tipo de pérdidas insustituibles y el inminente dolor que esto causa a los seres mas allegados del ahora ausente. La contraparte de esta situación, es el papel que fungen los medios de comunicación en el impacto que pueda tener una noticia de esta índole, y en la manera en que nosotros procesamos esa información y como elegimos reaccionar. Cerati, y Soda Stereo fueron fundamentales en la proliferación del rock en américa latina, eso es un hecho; y esto de manera directa (e indirecta) impacta sobre nuestras vidas, modificando nuestra cultura y reflejado en la música y hasta en la moda. Creo que hasta aquí mis dos vertientes son muy concisas y no existe tanta “discordia” por ningún lado. Estoy seguro que lo siguiente será mas rebatido por ustedes, los finos lectores, que siempre son bienvenidos (y bienaventurados por hacer uso de estas líneas).

Me atrevo; y digo atreverme, por la controversia que ciertos comentarios (honestos y bien intencionados) puedan ocasionar al alebrestar a algunos cuantos. Como experto en la materia, ¿cual materia? Es decir, como psicólogo y músico, después de un detenido análisis en cuanto a armonía, melodía y ritmo he podido concluir que el compositor y la agrupación han sido partícipes de varios plagios (bastantes en mi opinión) o copias (depende del enfoque), cosa que no me sorprende, puesto que cuando la banda inició no existía toda una red de comercialización global y transmisión inmediata de la información con dominio de carácter público, por lo que era mas difícil que el público latinoamericano notase la similitud de muchas de sus canciones con composiciones (y éxitos) de agrupaciones conocidas en la cultura anglosajona. Dado que Soda logró su primer álbum en 1984, no es tan imposible entender que en años previos la banda hubiera incorporado intervalos armónicos y melódicos predominantes, o séase catchy riffs, a sus composiciones; todo esto bajo influencia de géneros como el new wave y el post-punk, y representantes tan icónicos como The Cure, Depeche Mode, Siouxsie and the Banshees, The Police o Simple Minds, por solo mencionar a unos cuantos. A cualquiera nos puede pasar, los pasajes musicales mas significativos de una canción entran por nuestros oídos y se almacenan en nuestra memoria, inevitablemente. Aunque de momento no hagamos consciente la incorporación de cierta melodía predominante, nuestro aparato psíquico la registra y la almacena, y ahí perdura; hasta que por determinado detonante la evoca y, sale a flote. Cierto día, siendo mas adolescente que adulto, sentado al piano improvisaba con algunos acordes, establecí un patrón entre ellos y me fue agradable al oído. Después de varias repasadas decidí anotar dicha cadencia. Me gustaba, me gustaba bastante, sin embargo algo me incomodaba. ¿Qué? ¿Porqué? Decidí descansar. Al día siguiente retomé el piano, revisé los acordes, los ejecuté, y note un alto parecido con una armonía icónica del rock & roll: Let it be. Me reí y me deshice de toda evidencia que pudiera mas que incriminarme de plagio, avergonzarme de ingenuidad. Por si fuera poco, unos años después me sucedió algo similar con respecto a la estructura final de la canción Sweet child o’ mine de los “Gansos Rosas” (Guns ‘N Roses). No se rían, nadie estamos exentos de eso.

Muchos podremos ubicar la canción Roxanne (1978) del afamado grupo de Sting: The Police, canción que ineludiblemente se asemeja a “un misil en mi placard” (1984) de Soda Stereo. Y no solo eso; cuando Soda decide reinterpretar “su” composición para el disco acústico de MTV Unplugged (1996), ejecutan la canción con un arreglo de increíble similitud a Chrome Waves (1992) del grupo británico Ride; no les será muy difícil entenderlo, una vez que escuchen ambas canciones.  Al pacerer Cerati (como muchos de nosotros) fue muy fanático de The Police, porque su célebre canción “cuando pase el temblor” (1985) coincide con la estructura principal de The Bed´s Too Big, misma de la banda inglesa antes mencionada. Vale la pena mencionar que Mark Knopfler y sus Dire Straits en 1978 compusieron una pieza de nombre Six Blade Knife, misma que en 1988 conoceríamos como “la ciudad de la furia”. Por último (y por respeto a los difuntos), ya como solista, el señor Cerati nos deleita con “amor sin rodeos” (2009), pieza que solo nos puede recordar a Can’t Find My Way Home (1969) del grupo Blind Faith, con Eric “metiches” Clapton y Steve Winwood.

boleto soda stereo

boleto para el concierto de Soda Stereo que NO fuí, en Los Angeles, CA

Comprendo y apoyo enteramente la postura de que la música influye sobre todos y cada uno de nosotros, en nuestros pensamientos,  estado anímico, concentración, motivación, activación física y hasta en nuestra ingesta de alimentos y bebidas, y por ende los creadores de tan influyente arte merecen respeto, reconocimiento y quizás hasta admiración de nuestra parte. Todo esto me queda claro y lo vivo día con día. Mi vida es musical, está orientada hacia los sonidos, no hay día en que no disfrute de escuchar una pieza, y admiro a muchos músicos (vivos y muertos) por sus obras tan relevantes en la historia de la humanidad como en mi vida personal. A pesar de todo esto, como decisión muy personal, me gusta ir mas allá y valorar la vida y obra de un artista no solo basado en lo “popular” (mediático, le llamaría yo) de sus obras y/o trayectoria. Popular en su época fueron Hitler o Manson, y eso no me hace admirarlos ni apreciar sus “obras” en lo mas mínimo. Si debiera uno evaluar como tal la vida y obra de un artista musical me enfocaría en melodía, armonía  y ritmo de sus piezas, contenido lírico, originalidad, diversidad de obras, cantidad de obras consideradas (por mí, no por los medios) como exitosas, calidad de las presentaciones en vivo, trayectoria, y por último, imagen pública; y con esto último no me refiero a moda ni a publicidad, sino a las ideas y el mensaje que le transmite a la población, y que hace en beneficio de ella. A lo que quiero llegar es: Gustavo Cerati indudablemente ha sido una figura prominente en el rock en español, disfruto muchas de sus composiciones, sin embargo no permito que el aspecto consumista me orille a comprar todos sus discos, ni a llorar por su ausencia, acepto sus defectos (como los plagios y las drogas), no me fanatizo (tomo lo positivo y útil, descarto lo negativo e inútil) y, por supuesto, sigo mi vida… ¿Tu que opción eliges?

Respeto y libertad: el derecho a la felicidad

Asombro el que me abatió, cuando un ex-alumno me hace ver su muy respetable (y muy católica) postura con respecto a la homosexualidad. Dice que por naturaleza somos hombre y mujer, y por tanto, esto es un problema psicológico; que uno no nace así y es una distorsión de la naturaleza y un capricho. Hace analogía entre la aprobación de adopción de hijos por parte de parejas homosexuales y la aprobación de asesinato por parte de los psicópatas. Asegura que en el genoma humano no existe indicio de la homosexualidad. Quedo perplejo. Boquiabierto. Estoy plenamente consciente que existen una serie de temáticas de ineludible discusión y discrepancia de opinión entre los debatientes, como lo son política, religión, aborto, eutanasia, homosexualidad y si, hasta fútbol. Sin embargo, sin importar mi postura, me es imposible hacer el abordaje de un tema de estos sin empezar por el autoanálisis y siguiendo el camino de algo que todos queremos pero no siempre ofrecemos: res-pe-to. Suena fácil ¿verdad? ¿Lo es? Evidentemente no tanto. ¿Que si soy homosexual? No, no lo soy; estoy muy seguro de ello. ¿Seré homosexual algún día? No lo se, no lo creo. Pero, ¿y que si lo soy? ¿Me explico? ¿Me hace menos persona? ¿Afecta mi intelecto y/o mis capacidades y aptitudes? ¿Me vas a dejar de hablar? ¿Voy a perder mis derechos? ¿Estaré condenado a actos de discriminación hacia mi persona? A fin de cuentas las opiniones siguen estando divididas y muchas personas homosexuales sufren atropellos a diario.

Para mi, la actitud que mantengo con respecto a la homosexualidad parte de dos preceptos básicos:  como concibo a la homosexualidad como tal, es decir, que creo que significa y, (el otro precepto) qué me hace sentir la homosexualidad misma, es decir, que sentimiento me desprende el darme que cuenta que la homosexualidad existe (y que hasta puede estar cercana a mi).

Hablando del primer precepto, aquel que rechaza y se desagrada con la homosexualidad concibe a la misma como un error de la naturaleza, como una desviación en la conducta; y como al menos en este país el grueso de la población se rige por preceptos conservadores, no me extraña que se conceptualice como tal. Ahora bien, entendemos que la historia, la tradición y la religión (al menos la mayoría) nos indican que la base de la sociedad es la familia, y que esta debería estar integrada por un hombre y una mujer, criando descendencia, pero… ¿nos hemos puesto a pensar de donde proviene este concepto? ¿quien dice que es la única manera de formar una familia? ¿quien soy yo para juzgar a alguien que decida hacerlo de otro modo? Estamos llenos de conceptos y constructos psicológicos aprendidos socialmente, por imposición, modelamiento y repetición, y no nos detenemos para (en el nombre de la ciencia, con método científico) cuestionarlos ni dudar de ellos por un momento. Entonces, el conceptualizar a la homosexualidad como algo ajeno a lo conocido, como un error y una alteración, sin intentar investigar a fondo, sin hacer por entender de manera empática, naturalmente me llevará a crear un desagrado hacia ella.

Ahora bien, con respecto al segundo precepto, para ser mas explícito iniciaré con una breve anécdota. Hace días estando por salir del trabajo en mi carro, en la puerta, por la ventana del copiloto me aborda un alumno, evidentemente homosexual, y al terminar de responderle sus dudas me agradece amablemente y se despide; entonces el compañero que se encuentra en la puerta se me acerca y me dice “no me vaya a dejar aquí solo con el alumno porque corro riesgo”, a lo que le respondo “si corres riesgo es porque dudas de ti mismo”. Recibí risas nerviosas de su parte y una cara de sorpresa. Lo que quiero decir es que la aversión que uno pueda tener hacia la homosexualidad también tiene relación con la manera en que tal situación me genera sentimientos desconocidos en mi. No aseguro que el compañero fuera homosexual ni mucho menos, simplemente que su comentario podría ser tomado como un intento de reafirmación de su hombría, por evidente inseguridad de la misma, complejo de inferioridad, y porque no, hasta de homosexualidad latente.

Es muy debatida (y cuestionada) la etiología de la homosexualidad, y se habla (como en muchos temas) del factor genético y del ambiental. El genético supone que existe una base biológica mediante la cual el individuo desarrolla atracción y afecto por otros seres de si mismo género mientras que el factor ambiental infiere que el individuo a través del aprendizaje, las experiencias y la interacción social desencadena la preferencia hacia la homosexualidad. Existen distintos estudios investigativos que sustentan que el origen de la homosexualidad tienen un componente biológico** mas ninguno es concluyente y, sinceramente, yo voy más allá: mientras es interesante descubrir el origen de tal condición, me es mas (mucho mas) importante entender y comprender que si el homosexual nace o se hace, elije o no serlo, por si solo es una condición inofensiva y debería de estar en condiciones de vivir su homosexualidad de manera natural, de manera libre.

respeto

“El respeto es el inicio para una interacción sana entre 2 o mas individuos” C.D.R.

Voy a ser muy muy sincero (como casi siempre); existen ocasiones en las que ciertas conductas y manerismos de algunas personas homosexuales me incomodan, sobre todo por el contenido de ciertos comentarios, exageraciones o dotes histriónicos como origen de un complejo de inferioridad y como trampa del ego. Pero, estas conductas me incomodan en cualquier persona, no nadamás en alguien homosexual; por lo que no son exclusivas de un homosexual ni mucho menos. Dicho eso, no existe una razón en mi ser para mostrar desagrado, discriminación, o algo similar para una persona solo por el hecho de que sienta agrado y atracción hacia otra persona de su mismo género. En realidad tengo conocidos y amigos (hombres y mujeres) homosexuales con los que llevo una relación grata y amena, y sinceramente, no me incomoda su presencia, su cercanía ni su homosexualidad, y si ellos con sus parejas muestran gestos físicos de afecto no existe ningún inconveniente conmigo, ¿después de todo no es como que los vea intimar estamos de acuerdo? Reitero, las cosas que me incomodan y me molestan de un homosexual regularmente son cosas que me molestarían de cualquier persona sin importar su género y su orientación sexual.

Me gustaría culminar con el siguiente cuestionamiento a manera de reflexión; ¿a mi en que me afecta que dos personas adultas del mismo género elijan libremente, sin hacer daño evidente a nadie, en compartir su afecto y su cuerpo, y decidan ser felices? Todos tenemos derecho al libre albedrío y a ser felices, mientras las acciones para lograrlo no conlleven daños evidentes y reales a terceras personas, y si me molesta la homosexualidad ¿que dice eso de mi? Duden, cuestionen, pero también reflexionen y hagan crítica constructiva, recuerden que no todo el aprendizaje impuesto es ley, hay que cultivarnos y ¡por supuesto! ¡¡SER FELICES!! ¡Aprovechemos!

Les recomiendo este interesante artículo sobre el origen de la homosexualidad:

**http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/derhum/cont/56/pr/pr26.pdf